¿Las impresoras usan colores RYB, RGB o CMYK?

Las impresoras son artilugios de enorme utilidad dentro del campo profesional, comercial, laboral y académico, puesto que mediante estas se hacen impresiones de casi cualquier clase utilizando básicamente la tinta negra para esto.

Sin embargo, en el momento que charlamos de impresiones a color, estas demandan del empleo de tres cartuchos auxiliares con variados tonos, los que siendo combinados producen una extensa gama de matices merced al sistema de colores CMYK.

¿Por qué las impresoras usan el modelo CMYK?

De entrada, se creería que los cartuchos de tinta usan el modelo RYB, que es rojo, amarillo y azul, pero no aplica en un caso así, porque están indicados más bien como pigmentos para las artes o pintura.

El modelo CMYK asimismo se encuentra compuesto por pigmentos, si bien su utilización tiene correlación con el papel que cumple como síntesis sustractiva, que no es lo mismo a la síntesis aditiva del sistema RGB. 

Síntesis aditiva de colores

La síntesis aditiva es homónimo del modelo de colores RGB, o, es decir, luzes de colores en rojo, verde y azul, las que se visualizan en pantallas.

Se hace uso del RGB para crear mesclas y dar con un tono concreto con la composición de luzes, llamado por este motivo síntesis aditiva, generando un color por la suma de las luzes.

Síntesis sustractiva de colores

La síntesis sustractiva del modelo de colores CMYK, son los predeterminados para la tinta de las impresoras, el que con el cían, magenta, amarillo y negro, puede dar vida a los colores en pantalla que se imprimen en superficies merced a los pigmentos contenidos dentro del cartucho.

Al saber de esas diferencias, se puede comprender cómo es que, en ocasiones, lo que se imprime a color como fotos, figuras, diseños, entre otros muchos, no es del mismo tono preciso al diseño que se nota la pantalla, porque usan sistemas de colores diferentes.